0 Items - £0.00
0
  • No products in the cart.

JUSTICIA CON ALGORITMOS

JUSTICIA CON ALGORITMOS

JUSTICIA CON ALGORITMOS

El sector jurídico español no es ajeno a la innovación, pero, quizá debido a su idiosincrasia (carácter complejo, heterogéneo, tradicionalmente conservador y socialmente nuclear ) está abrazando la disrupción tecnológica y la transformación digital con menos intensidad que otros sectores de actividad. No obstante, y de forma progresiva, términos como algoritmointeligencia artificial, chatbots o blockchain se están haciendo un hueco en el vocabulario legal.

El 80% de los abogados y de los asesores españoles están concienciados sobre la necesidad de innovar, pero cuando hay que trasladar la idea a la práctica, la cifra desciende drásticamente: solo el 34% de los abogados se está ocupando activamente de la innovación, mientras que en el caso de los asesores el porcentaje asciende ligeramente, hasta el 43,5%. Esta es una de las conclusiones del II Estudio de Innovación en el Sector Jurídico, realizado por Lefebvre, la editorial líder en España en información jurídica. El estudio realiza una comparativa con Francia, Bélgica, Luxemburgo y Holanda mediante entrevistas a 50 expertos nacionales e internacionales -los ‘legal innovators’- que han analizado la situación presente y futura de la innovación, y 1.500 entrevistas on line.

Palancas y frenos

La globalización y la digitalización, el perfil del nuevo cliente, que es más tecnológico, informado e internacional, muy sensible al precio y buscador de servicios eficientes e inmediatos; los cambios legislativos y la presencia de nuevos competidores, que están alterando las reglas del juego, como los ‘legaltech’ o los ‘rocket lawyers’, son factores que impulsan la innovación. En cuanto a los frenos a la innovación, destacan el elevado coste, la ausencia de un responsable de innovación, la inexistencia de un plan estratégico, la falta de personal cualificado y de un presupuesto específico y la mayor prioridad de otros objetivos. El cambio, defienden los ‘legal innovators’, “exige grandes dosis de coraje“.

En el nuevo escenario que perfila la innovación, según el estudio de Lefebvre, el rol del abogado también sufre una transformación: pasa de ser proveedor de servicios legales a socio estratégico de sus clientes. Los despachos, así, se perciben como auténticos business partners y su oferta de servicios debe modificarse acorde con estas expectativas. En palabras de José Ángel Sandín, CEO de Lefebvre, se trata de pasar “del despacho de abogados al equipo de profesionales multidisciplinares“.

El tema estrella

Sin duda, el tema estrella de la innovación en el sector legal es el de la justicia predictiva. La posibilidad de ofrecer datos fiables sobre la posibilidad de ganar o perder un caso, basándose en la inteligencia artificial, constituye una de las aplicaciones tecnológicas más interesantes para el sector. Las tecnologías basadas en la explotación del dato permiten la obtención de patrones y un diagnóstico más preciso. De hecho ya existen iniciativas de empleo de lo predictivo en algunos despachos, por ejemplo, aplicado a las cláusulas de confidencialidad. En este sentido, el despacho Écija, de Barcelona, ha desarrollado una tecnología basada en big data, Data Forecast, que permite predecir en casi un 90% el riesgo sancionador en materia de protección de datos.

Otras tendencias que ya están en marcha son el uso del algoritmo, ‘blockchain’ o la interacción con el cliente mediante ‘chatbots‘ y, de forma más incipiente, la prescripción a través del ‘machine learning’ y el internet de las cosas.

Write a Message

Your email address will not be published.

Related Posts

Enter your keyword